Logo LVM 2018
 
 
 
Murales en el patio del Liceo
Se trata de trabajos creados desde la técnica del mosaico por estudiantes de 1° año. El proyecto es coordinado desde 2014 por la profesora Lucía Quenard del Taller de Aplicación de Plástica. En 2017 se realizó un mural sobre el Proyecto de Extensión “Punto Azul”.
Mural Aplicación de Plástica (2017)

 

El mosaico es una técnica ancestral utilizada en las diferentes culturas a lo largo de la historia. Entre sus diversos alcances, posibilita la realización de un trabajo de amplia durabilidad y de cooperación colectiva. 

Los murales del patio del Liceo, realizados con mosaico, son el resultado de la actividad del Taller de Aplicación de Plástica para 1° año, a cargo de la profesora Lucía Quenard. El proyecto, que se inició en el año 2014 y continúa actualmente, retoma esta técnica ancestral y la enmarca en el contexto escolar. En tal sentido, promueve el trabajo colectivo y la exploración creativa a la vez que favorece una visión crítica sobre el contexto socio-cultural y una mirada estética sobre el uso artístico de los espacios.

En esta misma línea, la actividad grupal y colaborativa sienta las bases para la apropiación de los espacios comunes y el fortalecimiento de la identidad. Los temas que aparecen en las composiciones dan cuenta de la diversidad de reflexiones y preocupaciones de los y las estudiantes del Liceo.

Lucía señaló que “lo que se hace es elegir colectivamente los temas que tratan los murales. Luego en grupo también llegamos a un boceto final. Hablamos también de que, al estar en el espacio público, el mural implica pensar en quiénes habitan ese espacio. Por eso, el tema elegido tendrá que tener algún sentido para quienes habitan ese lugar.” La profesora agregó que elige el mural porque “es una forma del arte que tiene un compromiso con el contexto, en este caso la escuela”. También lo elige porque habilita “el trabajo colectivo y permite la construcción de  un proyecto que es de todos los que participan. La técnica del mosaico se destaca por su perdurabilidad en el tiempo, y porque permite adaptarse e involucrarse en el proceso de realización.”

Tadeo Calogeropulos, actualmente estudiante de 3º E que participó de proyecto de murales en 2015, comentó que “la Aplicación dura un trimestre: en el primer mes cada uno hacía un dibujo y después agarramos todos esos dibujos para generar una composición colectiva más grande y de ahí hacer un mural. Luego cortamos los mosaicos y en el tercer mes se llevó a la pared”. Tadeo agregó que “fue una buena experiencia. Además, hay muchas paredes blancas y está bueno que haya murales y mejor si están hechos por los estudiantes.”

Este año, desde la Aplicación de Plástica se planearon nuevos murales que se apropiaron de los muros internos del patio del Liceo. Uno de esos murales con mosaicos fue sobre el Proyecto de Extensión del Liceo “Punto Azul”. En relación con ello, el viernes 17 de noviembre se realizó la inauguración del mural y el cierre del año con una merienda en el patio, junto con los y las integrantes de ese proyecto.

 

Notas relacionadas

Un mural para Lucía en el patio del Liceo

Está casi terminado el segundo mural del patio interno


 
 
 
 
 
 
Atajo UNLP