Logo LVM
 
El Liceo en Twitter
 
El Liceo en Youtube
 
 
Lucía Mirta Swica Wasiuneck de Caravelos

 

Lucía Mirta Swica Wasiuneck de Caravelos nació el 13 de febrero de 1946 en la ciudad de Berisso. De acuerdo a su legajo de estudiante N° 5749, ingresó al “Colegio de Señoritas Liceo Víctor Mercante” en 1958, proveniente de la Escuela Primaria Nº 11 Florentino “Ameghino” de La Plata. Egresó como bachiller en 1962. Al año siguiente comenzó sus estudios en el Profesorado de Psicología en la UNLP. Según su Legajo de personal N° 705 ingresó al Liceo Víctor Mercante como celadora titular por concurso el 15 de marzo de 1966 y trabajó en este cargo hasta su renuncia el 1° de octubre de 1969. Se recibió a fines del año 1967.  El  1° de julio de 1973 tomó 9 horas suplentes en la asignatura Psicología. Fue designada interina a partir del 1° de abril de 1974. Finalmente se limitó su designación al 31 de diciembre de 1974 en virtud de la Resolución N° 24 del 22 de noviembre de ese mismo año.
Lucía, quien utilizaba el seudónimo “Virginia”, militaba en el Frente Argentino de Liberación junto a su marido Jorge Caravelos. Ambos estuvieron detenidos en Córdoba a principios de los 70 por “actividad subversiva” tal  y como lo sostienen los documentos de la DIPBA. El 18 de mayo de 1978 ambos fueron secuestrados en un operativo ilegal de detención en la ciudad de La Plata. Por testimonios de ex-detenidos se supo que estuvieron en el Centro Clandestino de Detención “La Cacha” y en la Comisaría N° 8° de Villa Elvira. Los cuerpos de ambos aparecieron calcinados dentro de un auto en la madrugada del 21 de julio de 1978, pocas horas después de que fueran dados de baja en el libro de la dependencia policial. El Juez Carlos Mayón, quien había rechazado un hábeas corpus interpuesto por la madre de Lucía, validó los informes de la Policía Bonaerense consignando como carátula del hecho: “...NN masculino o Caravelo Jorge por homicidio culposo del que resultara víctima NN femenino en la localidad de Florencio Varela”. Los restos de ambos fueron identificados por el Equipo de Antropología Forense en el Cementerio de esa localidad, donde figuraban como NN, e inhumados con sus nombres en el Cementerio de La Plata. En 2016, gracias a la lucha de su hija Sofía Caravelos, el juez Federal Ernesto Kreplak pudo probar que Jorge Caravelos y Lucía Swica fueron asesinados en un fraguado accidente automovilístico tras simular documentalmente su liberación; modificando la carátula del expediente como "Jorge Caravelos y Lucía Mirta Swica víctimas de homicidio y otros delitos", reparando su memoria y estableciendo la verdad de lo ocurrido.


 
 
 
 
 
 
Atajo UNLP